lunes, 28 de diciembre de 2009

El villancico de mi abuela

Todos tenemos clásicos particulares, familiares, que sólo conocemos y entendemos las personas más cercanas a nosotros. Hoy quiero presentaros un villancico que he aprendido de labios de mi abuela, y que ella aprendió de su madre y ésta a su vez de la suya. Se trata de un villancico gitano -por lo que quizá alguna expresión no se entienda- que yo nunca he conseguido ver ni escuchar en ningún otro lugar que no sea en mi familia. Es un villancico sin título cuya letra es la siguiente:

Ha nacido en un pesebre un Niñito como el sol, son sus ojos más bonitos que de nubes la arrebó.

Yo le traigo dos pollitos y un turrón de mazapán; lo más bueno que se ha visto desde nuestro padre Adán.

Y a su Madre yo le traigo unas botas de tacón y un pañolillo pa el talle del color del girasol.

Y a su padre una levita con tres cuartas de faldón, y una camisa y tirillas y un calañe para el sol.

Y pa que Tú sobresalgas por encima de los dos te armaremos una juerga diciéndote gloria a Dios.


Si te vienes con nosotros cigarrillos fumarás y entre todos los gitanos Tú serás el caporal.

Si te vienes con nosotros una cunita tendrás y al son de la guitarrilla dormidito quedarás.

Por cierto, quede claro que los de la foto no tienen nada que ver conmigo, son gitanos de una foto de Google...

1 comentario:

  1. Pues el parecido es im-presionante...
    Gracias por poner este villancico- lo oí una vez de una amiga y me encantó.

    ResponderEliminar